Inicio English

La Historia

Usando un diseño único el cual hoy es parte de la personalidad de la marca, Jarritos rompió con los estándares del refresco mexicano por medio de ofrecer una botella grande de 400 mililitros con una bebida de sabor café.  Poco tiempo después de que el primer Jarritos fue introducido al mercado en la Ciudad de México, el Señor Hill desarrolló un proceso para obtener el extracto del jugo del tamarindo para crear el primer refresco de sabor tamarindo en México: Jarritos Tamarindo.

El Señor Hill rápidamente continuó con los sabores de mandarina, limón y ponche de frutas, ganando la mayor parte del mercado y convirtiéndose en el refresco nacional de México.  En diez cortos años, Jarritos se hace disponible en el 80% de México usando nuevos sabores basados en las tradiciones regionales de la comida mexicana.  El sabor toronja, por ejemplo, es hecho de toronjas frescas provenientes del Estado de Veracruz.  El sabor jamaica (hibiscus) usa extractos de las flores de jamaica originarias de Guerrero y Oaxaca.  La región de Colima provee limones para el sabor limón, y lo mismo sucede con la piña que proviene de Tabasco.  Hoy en dí­a, estos sabores populares aún vienen de estas regiones donde cada año los agricultores compiten por abastecer a Jarritos de las mejores frutas.

En los Estados Unidos, los once grandes sabores de Jarritos se encuentran disponibles en los principales supermercados y en tiendas de abarrotes independientes que dan servicio a la comunidad hispana al igual que a restaurantes mexicanos, taquerí­as, camiones de cáterin, y tiendas de autoservicio en los grandes y pequeños mercados. A toda la comunidad le encanta y confí­a en la marca, donde cada año Jarritos apoya a ligas juveniles de fútbol, a iglesias de la comunidad, y a emocionantes promociones para el consumidor.